domingo, 5 de junio de 2011

Un amargo silencio.

Suéltalo. Vamos Raquel, díselo.
Te mueres por saber la cara que pondría. Por ver si se sorprende, o si se decepciona.
Quieres verlo lleno de rabia, de celos.
Escúpelo.
Ya esta, parece que ya van a salir las palabras.
No. Nudo en la garganta. ¿A qué esperas? ¿Qué temes?
Díselo, ahora, antes de que se vaya.

-Bueno, un beso pequeña.
+Hasta luego....

No hay comentarios:

Publicar un comentario