viernes, 29 de julio de 2011

Volví a soñar contigo.

Tú, tumbado sobre mi, mis manos acariciaban tu espalda mientras que te quedabas dormido, apenas había luz. Algunos rayos de luna se colaban por las pequeñas cortinas y me dejaban diferenciar cada uno de tus lunares.
Sonreía mientras que tú, dejabas que tu cuerpo se estremeciera por el tacto de mis manos.
Silencio. Oscuridad.
Abro los ojos, ya no estás.

lunes, 25 de julio de 2011

La chica de ayer, pero en hoy.

Anduve por las calles sin ver ni oír nada, caminando a ciegas por un planeta desconocido, totalmente zombie. Un coche estuvo a punto de atropellarme. En ese momento adquirí conciencia de mi insignificancia: tan pronto existes como dejas de existir. Y mi mire alrededor sin comprender nada: ¿A donde iban esas riadas de coches que circulaban en un sentido y en otro de la calle obedeciendo ciegamente las ordenes de los semáforos? ¿A donde se dirigían esas oleadas de gente que circulaban aquel mar de cemento en cuanto los coches paraban? ¡Qué sin sentido!
Estuve tentada de sentarme en cualquier banco a pensar algo que se me escapaba y que ni siquiera sabía qué era.

Como si necesitara imaginar mi vida:no la que había vivido, sino la que me quedaba por vivir, y además imaginar la vida de todas esas oleadas de gente que, lo mismo que yo, obedecían a impulsos ciegos. Me sentía agotada por un esfuerzo que aun no había empezado a hacer. Y de pronto, en medio de aquel mare magnum, vi a una niña de tres o cuatro años que iba tranquilamente de la mano del que supuse que era su abuelo, comiendo una piruleta mayor que su cara, pringada hasta el pelo y rebosando felicidad. A lo mejor a todos los demás nos faltaban aquella piruleta.

La piruleta era el talismán para saber a donde íbamos y para que estamos ahí, en medio de ninguna parte.

Con la piruleta en la mano dejaríamos de ser olas que cruzaban aquel mar de cemento apresuradamente sin saber muy bien a donde nos dirigíamos. Los conductores dejarían de tocar irritantemente las bocinas sin ton ni son. Y los coches preguntarían educadamente por qué los hacían correr a esas velocidades siempre a la misma hora. Pensar en el talismán me dio animo para acercarme a esa verdad que estaba apunto de descubrir.

Y de pronto, volvieron a desaparecer los coches y la gente. Ahora caminaba de nuevo por un planeta solitario en el que yo era su única habitante, pero esta vez sin angustia, sin miedo a lo desconocido.

Las luces y el jaleo de la calle me arrojaron de nuevo a la realidad de los sentidos.

viernes, 22 de julio de 2011

La derecha de mi izquierda.


Raquel Lozano 10 sep 2010. 12:29
Tú, eres mi pasado, construyes mi presente, y estarás en mi futuro.

Cada una de las sonrisas, de lagrimas de alegria, y todos y cada uno de los triunfos, te los debo a ti.
No hay un Mario sin Luigi, un Quijote sin Sancho, un Popeye sin Olivia, un Chip sin Chop, un Phineas sin Ferb, un Tom sin Jerry, ni una Raquel sin Yolanda.
Eres importante en mi vida, pero sobre todo eres imprescindible. Porque no me imagino levantarme por las mañanas y no poder contarte que he tenido una pesadilla. Como tampoco me imagino mi vida sin esas pequeñas cosas que me aportas que hacen de ella una autentica felicidad.
Me encantaría seguir compartiendo años y momentos contigo, poder crecer juntas como lo hemos echo hasta ahora.
FELICIDADES POR ESOS 17 AÑOS , y FELICIDADES por ser la increible persona que eres Yoli.
Te quiero muchisimo.

Gracias.

miércoles, 20 de julio de 2011

No soy corriente, pero si me rozas puedo dar calambre.

Le dije: “Monta que te llevo al sol,” me dijo: “Que tontería, arderás!”
Le dije que no pensaba ir de día y se reía, ya verás le decía si te fías de este guía.
Dicen que cuando llegas hay un flash, y me creía, me daba alas, parábamos a dar caladas en coordenadas desordenadas.
Sentados en el Meridiano de Greenwich, dejábamos colgar las piernas, sabiendo que la búsqueda era eterna, y que hay muchas paradas a lo largo del camino y que, lo importante no es llegar, si no el camino en sí.
Miramos atrás y supimos que nadie volvería a vernos más.

martes, 19 de julio de 2011

"Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades"

Si vas a llorar que sea de la mera alegría
Si vas a morir que sea del gusto, no de la vida,
Si vas a hechar que sea de menos, en falta
Si tienes que luchar que sea por ellos y si vas a perder que sea la verguenza o tu miedo.
Si vas a dejarme, que sea sin habla, que se me caiga la baba y no pueda articular palabras.
Que si vas a mirar, que sea por los de tu alrededor, ni por encima del hombro, ni de tu ombligo ¡no!
Si vas a pecar que sea de inocente, de callar con un beso, de evitar lo evidente
Y siempre que vayas a caer que sea en la cuenta, y cuenta conmigo siempre como una amiga.
Amiga, lo que digo, lo que intento decir, es que quién sea feliz, lo sea hasta el último suspiro.

lunes, 18 de julio de 2011

En formato susurro, en formato secreto, y en formato gemido.

Hoy me he levantado con ganas de decirte que el miedo te a ganado. Y yo por desgracia contra eso no puedo hacer nada.
Nos empeñamos en hacer las cosas diferentes, y estas nos estallan en la cara dejándonos indefensos.
Dicen que el tiempo que se va, nunca vuelve. Y que los amigos son para siempre.
No tengo muy claro que es lo que quiero decir con esto.
Palabras que no dicen nada, pero seguro que tu pondrás encontrarle el significado. Como haces siempre, como solo tu sabes sacarlo, incluso de las cosas que no lo tienen.
Sin embargo, yo ya he resuelto todos y cada uno de tus misterios, he recorrido cada uno de los rincones de tu cuerpo, y podría distinguir tu olor de entre cualquier persona y en cualquier lugar.
Y ahora me siento aquí, preguntándome como seguir con esto.

Y tú, ¿que me dices? ¿Todavía tienes dudas?

miércoles, 13 de julio de 2011

Más que ayer.

+Mañana te llamo imbécil.
-Gilipollas.
+Anormal.
-Te quiero.
+Hasta mañana.

NO PUEDO DEJAR DE REIR.



Y hacerlo hasta llorar. Hasta que te duela la barriga y sientas que te falta oxigeno. Y reír, mientras que dices "Por favor, no puedo más"
Pero no quieres que termine. Y cuando lo hace, suspiras y te limpias las lágrimas.
Y sonríes. Una y otra vez.

lunes, 11 de julio de 2011

Azuloscurocasinegro.

Desde la nada me abrazas, no prohibes ni amenazas.
Tan romántico y auténtico, tú nunca te disfrazas.
Me das retos, aventuras y responsabilidad, me das éxito y dinero, me quitas la intimidad, me exiges crear, me haces temblar, soñar, me curas. Me eliges para hablar si las calles están mudas.
Me desnudas con ternura y siento tu tacto y tu olor, si te veo volar libre entre la voz de un cantautor.
Tú, a quién acudo si otros fallan.Me desintegras pintando estas noches negras, me alegras, me invades, me evades, alejas las tinieblas y me resucitas siempre, nunca me mientes.Eres el recipiente donde lágrimas se vierten.
Llegas y me das oxígeno, mi único somnífero, si el mortífero estrés tensa mis músculos.
Fuiste mío y solo mío en mis horas de miseria, compones la banda sonora de esta tragicomedia.
Me levitas y así evitas que tanto odio me ametralle.
Eres tú, mi suerte, eres tú, tan fuerte, eres tú, tú, tan diferente.
Surges y de repente la vida olvida a la muerte.
Solo tu haces realidad los sueños que yo persiga.
Y es que sin ti no hay destino, solo piedras y mil caminos, sin ti, soy un mimo temblando en el camerino.
Pero tu acoges mis voces si me ves desorientada, y bailas conmigo un Vals igual que dos enamorados.
Y es que tu son me sedujo, tu luz me dejo perpleja y caí, reviví como el sol y resistí los golpes.
Si fui torpe encontré por fin mi norte, mi soporte.


sábado, 2 de julio de 2011